domingo, 27 de febrero de 2011

Las Flores de Bach y la prevención de las enfermedades

Las Flores de Bach se empezaron a utilizar en los años treinta del siglo XX, cuando Edward Bach (1886-1936), un médico inglés, las descubrió y aplicó en sus pacientes, desde entonces su utilización no ha dejado de crecer.

A las Flores de Bach también se las llama remedios o esencias florales.

Constituyen un sistema integrado por 38 remedios diferentes y cada uno de ellos, como dijo el doctor Bach, incide sobre un estado de ánimo diferente.


Impatiens

Actúan sobre las causas que han producido un desequilibrio emocional. Lo que en un principio podemos percibir como un estado emocional en desequilibrio, en una etapa posterior también puede originar un síntoma físico.

Se pueden utilizar en personas de cualquier edad, desde los bebés a las personas mayores y en cualquier etapa de nuestra vida.

No tienen ninguna contraindicación, ni causan ningún efecto secundario.

Con las Flores de Bach se puede hacer una terapia puntual, en base a unas circunstancias concretas, que a veces pueden tener un carácter de urgencia, o bien hacer una terapia más profunda, de crecimiento personal y que requiere la figura de un terapeuta floral, que acompañará al paciente en su proceso personal con las Flores de Bach.

El dotor Bach insistía en que lo que importa es el paciente y no la enfermedad que presenta, la forma en que la persona se siente afectada por la enfermedad.

Nuestro carácter es propio de cada uno de nosotros, es un carácter que hemos ido forjando a lo largo de nuestra vida, este carácter es de la mente, no del cuerpo, por eso podemos considerar a la mente como la parte más delicada y sensible de cada uno de nosotros y la primera indicadora de nuestras alteraciones ante la enfermedad.


Water Violet

En 1936 el doctor Bach dio una conferencia pública, donde explicó cómo una misma enfermedad afectaba a los niños de diferente manera, según cual fuera su carácter. 

Habrá niños que estarán irritables, otros tranquilos y adormilados, otros nerviosos y con miedo, los hay que querrán estar solos y otros con compañía, la guía para el tratamiento con las Flores de Bach es cómo, de qué manera, le afecta la enfermedad a cada niño, su estado de ánimo. 

De ahí el papel importante de los remedios en cuanto a la prevención de las enfermedades. 

Si nuestro estado de ánimo cambia, si como decimos a veces, estamos incubando algo, ¿por qué esperar?, si tratamos el estado de ánimo, volveremos a estar como antes y la enfermedad no se producirá.

Texto y fotos
Pilar Vidal Clavería
Terapeuta floral

Las informaciones sobre les Flores de Bach que aparecen en los artículos son únicamente de carácter orientativo e informativo. Cada niño necesita un tratamiento individualitzado, que debe ser prescrito por un terapeuta floral acreditado. 


sábado, 19 de febrero de 2011

Pesadillas y terrores nocturnos

El sueño es el guardián del dormir.

Soñamos con el inconsciente, por lo tanto no podemos buscar una coherencia argumental.

Los sueños nos hablan de nuestros conflictos.

Tienen un simbolismo, con unos significados propios para cada uno. Aunque haya símbolos universales, todos tienen una interpretación individual.

Los sueños se desarrollan en forma de metáfora. Los niños sueñan desde el año y medio. Se sueña con la frustración tanto en niños como en adultos. Debemos diferenciar los terrores nocturnos, las pesadillas y los sueños.

Los terrores nocturnos reflejan etapas inmaduras del sueño, donde el niño tiene dificultad para hacer la transición del sueño más profundo a uno más superficial. No son sueños que den miedo, ni el resultado de la actividad del sueño. En los terrores nocturnos se sigue durmiendo aunque los ojos pueden estar abiertos. Se ha de contener al niño, no se le debe despertar, debemos esperar que pasen. No tienen un efecto traumático para el niño.
Lo podemos abrazar, pasarle una toalla fría por la cara y esperar. Al despertar después de un terror nocturno, no se recuerda nada. En los terrores nocturnos no hay un aspecto onírico.

Las pesadillas se pueden explicar porque uno se despierta en el momento en  que le está pasando. Los niños pueden sentir mucho miedo,  provocado entre otros factores por inseguridades y preocupaciones.

Los miedos muchas veces vienen por falta de información. Se puede hablar de lo soñado para intentar averiguar cuál es la situación que está provocando este miedo. Debemos tener en cuenta qué actividades hacen nuestros hijos antes de ir a dormir para no favorecer situaciones que provoquen precisamente las pesadillas, como pueden ser los juegos o las películas.

Es básico tener establecido un horario regular para ir a dormir. Cuando un niño tiene terrores nocturnos no es consciente y no tiene problemas para irse a dormir. En cambio cuando un niño tiene una pesadilla, no quiere volverse a dormir.

Hay diferentes tipos de sueños, como pueden ser:

Sueños de comodidad o pereza en que se intenta sustituir una acción que se debe hacer, si por ejemplo se escapa el pipí, esto no quiere decir necesariamente que sea enuresis, uno puede soñar que está haciendo pipi en el water y hacérselo encima.

Los sueños de caída son propios de los niños, se llaman cinestésicos, y tienen que ver con el nacimiento.

Tanto para los pesadillas como para los terrores nocturnos algunas de las Flores de Bach nos pueden ayudar.

Rock Rose, es el remedio que utilizamos en las emergencias, cuando hay miedos muy grandes, paralizantes, cuando hablamos de pánico y terror.

Aspen, es el remedio para los miedos que no tienen un origen claro y preciso, no encontramos la razón o una explicación para tener miedo, estos miedos se pueden tener tanto durante el día como por la noche y además las personas que lo padecen temen con frecuencia explicar estos problemas a los demás.

Mimulus, es el remedio para el miedo de las cosas cotidianas, la enfermedad, el dolor, los accidentes, la oscuridad.

Cherry Plum, es el remedio para cualquier tipo de descontrol, y a menudo se utiliza también en problemas de enuresis, tics y epilepsia.

Además de estas flores utilizaremos las flores específicos de cada niño. Recordemos que cada niño tiene una personalidad, un modo de ser, un comportamiento diferente, todos estos aspectos también debemos tenerlos en cuenta para realizar una buena valoración floral y donde la figura del terapeuta floral es básica para ello.

En Cuba, país donde la Terapia Floral forma parte del sistema de salud pública se realizó en el año 2002 un estudio con niños con terrores nocturnos, para valorar los resultados de esta terapia, se hicieron dos grupos con un total de 72 niños, para ver este estudio se puede entrar en la web de Sedibac, en el apartado de investigación.

Texto y fotos:
Pilar Vidal Clavería
Terapeuta floral

Las informaciones sobre les Flores de Bach que aparecen en los artículos son únicamente de carácter orientativo e informativo. Cada niño necesita un tratamiento individualitzado, que debe ser prescrito por un terapeuta floral acreditado. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...