Ir al contenido principal

Teoría del apego y Flores de Bach

John Bowlby  y Mary Ainsworth son dos figuras de referencia para entender la denominada teoría del apego.

John Bowlby, psicoanalista inglés, que nació en Londres el 26 de febrero de 1907, formuló la teoría de la vinculación (1979-1988).

Según John Bowlby, el niño manifiesta el impulso de vinculación con la madre, como una reacción natural de supervivencia, para atender a su necesidad de seguridad y protección.

Según Mary Ainsworth, el adulto es la base de seguridad del niño, del que aprenderá a separarse de manera progresiva, en periodos de tiempo cada vez más largos, para así poder explorar y aprender del exterior, retornando a su figura de referencia cuando necesite protección y seguridad.

El niño necesita una figura de protección como referencia y si ésta desaparece, reacciona con señales de protesta emocional intensa.

Ante la separación,  para intentar restablecerla,  el niño llora, grita, se enfada, patalea.

Si consigue restablecer el contacto, el niño abandona esas respuestas de sintomatología ansiosa, si no lo consigue, puede llegar a claudicar, se desvincula y puede rechazar futuros contactos posteriores con el cuidador.

Mary Ainsworth, describió cuatro modelos de vinculación entre los niños y sus  madres o padres.  Un tipo de vinculación segura y tres tipos de vinculación inseguras.

- Estilo de vinculación segura, donde el cuidador está presente, el niño pide ayuda y recibe respuesta, el niño desarrolla a partir de su experiencia, una imagen de sí mismo como alguien valioso y una buena autoestima,  que le potenciará una buena base para sus futuras relaciones.

- Estilos de vinculación insegura.

Cuando el cuidador no es consciente de las necesidades del niño y no es capaz de establecer una confianza básica, el niño interioriza que sólo manteniendo sus demandas de forma incesante conseguirá la atención del cuidador, este estilo se denomina vinculación insegura-ansiosa, la respuesta del adulto no es previsible para el niño, se apega al cuidador como una adicción intentando atraer su atención o también es posible que el niño reaccione con enfado al acercamiento del adulto, porque le da miedo la posibilidad de rechazo.

En otras ocasiones el cuidador es emocionalmente frío de forma consciente  y vive al niño como una carga,  es dificultoso el contacto físico y el abrazo y se genera un vínculo de desapego, doloroso para el niño, ante el cual se genera una respuesta de vinculación insegura-evitativa, el niño puede desarrollar la idea de que tener necesidades es algo malo y las evita no dejándoselas sentir.

El último estilo de vinculación insegura se denomina inseguro-desorganizado donde no hay una respuesta coherente en el comportamiento del niño, donde probablemente los padres están condicionados por traumas no resueltos.

Si atendemos en consulta con terapia floral a niños con alguno de los estilos de vinculación insegura, el terapeuta siempre buscará las flores personales para cada uno, teniendo en cuenta que Rock Rose y Star of Bethelehem son dos remedios que serán de ayuda tanto en la ansiedad anticipatoria como en el miedo anticipatorio, estados emocionales que se presentan frecuentemente en los niños que han establecido vínculos de apego inseguros.

Texto y fotos:
Pilar Vidal Clavería
Terapeuta floral
Counseling integrativo-relacional de duelo y pérdidas

Las informaciones sobre les Flores de Bach que aparecen en los artículos son únicamente de carácter orientativo e informativo. Cada niño necesita un tratamiento individualitzado, que debe ser prescrito por un terapeuta floral acreditado.

Entradas populares de este blog

Morderse las uñas

Morderse las uñas es un transtorno que se presenta de forma transitoria en algunos niños y también puede prolongarse a la etapa adulta.

El morderse las uñas está relacionado con la propia agresividad y cuando un niño se muerde las uñas, está pasando por una etapa en la que no se atreve a proyectar hacia fuera su agresividad.

Los padres ante esta situación pueden preguntarse en qué medida, con su propia conducta o con su forma de educarlo reprimen o valoran de forma negativa ellos mismos el comportamiento agresivo.

Será bueno procurar dar al niño otras vías para manifestar su agresividad sin que se sienta culpable y las Flores de Bach son una buena herramienta para ello.

El reconocimiento por parte de los papás de sus propios valores en relación a la agresividad favorecerán la superación de esta problemática en  sus hijos.

Podemos recordar que los padres no tiene la culpa de los transtornos de los hijos, aunque los transtornos de los hijos reflejan los problemas de los padres.

De entr…

Pipí en la cama

Una de las indicaciones en los niños para la toma de las Flores de Bach, es cuando se hacen pipí en la cama, la enuresis.

La utilización del remedio Cherry Plum, en un preparado suele ser habitual, por la supuesta falta de control de los esfínteres y que sería un ejemplo de aplicación de las Flores de Bach desde el punto de vista del Patrón Transpersonal, de Ricardo Orozco.

Cherry Plum
Es importante de todas formas averiguar cómo se siente el niño ante su situación particular y recordar como nos decía el doctor Bach, que la guía para el tratamiento nos la dará: la forma particular en que afecte a cada pequeño y su estado de ánimo particular.

Uno de los puntos a tener en cuenta y que destacan de la lectura de esta entrevista de La Vanguardia,  es el averiguar si existe una disfunción fisiológica, donde esté implicado el tamaño, forma o actividad de la véjiga.

Tomando Flores de Bach se han solucionado un número importante de casos tratados de niños con enuresis y es básico …