Ir al contenido principal

Flores de Bach para los niños

Los remedios florales del Dr. Bach para niños,  es un libro escrito por Judy Howard en 1994, enfermera y actual directora del Centro Bach en Mount Vernon.

Es un libro que según nos dice la autora será de beneficio para quienes tienen sus propios niños y para cualquiera que trabaje con los jovenes, los cuide, o tenga un interés activo en ese cuidado.

Presentado en 10 capítulos encontramos:

- El Sistema Bah y cómo se relaciona con los niños
- Los desafíos de los niños
- El desarrollo social de un niño
- Relaciones de familia
- Salud y enfermedad
- Niños con necesidades especiales adicionales
- Pubertad
- Amor, sexo y sexualidad
- Comportamiento social en la adolescencia
- Mirando hacia el futuro

En el segundo capítulo Judy explica que a menudo preocupa a los papás dar "medicación" a sus hijos, para aspectos sencillos de una infancia normal y sana y que a veces cuesta admitir que existe un comportamiento o condición psicológica que requiera un tratamiento, lo importante es recordar que las Flores de Bach asisten más que corrigen y echan una mano en vez de eliminar nuestra propia autonomía.


Myanmar, agosto 2007
Texto y fotos: Pilar Vidal Clavería
Terapeuta floral profesional

Las informaciones sobre las Flores de Bach que aparecen en los artículos son únicamente de carácter orientativo e informativo. Cada niño necesita un tratamiento individualizado,  prescrito por un terapeuta floral acreditado. 

Entradas populares de este blog

Las Flores de Bach están de Campamentos

Las Flores de Bach han vuelto a la casa de colonias de Can Montcau.

Desde el 2004 acompañan a los niños en sus actividades de Integración Sensorial, Psicomotricidad, Música y Danza terapia, Expresión corporal más Teatro sensorial, Trabajo corporal con iniciación a las artes marciales

Las Flores de Bach un año más ayudan a los niños en su equilibrio emocional y mental,  y a que se adapten mejor al entorno y a las actividades que realizan durante los días que duran los campamentos.

Los niños toman las gotas cuatro veces al día, al terminar la estancia se llevan el frasco para casa donde pueden continuar con la misma pauta hasta finalizar el gotero.

Como en ediciones anteriores la combinación de los remedios en los niños que no las han tomado de forma habitual son las siguientes:

Impatiens, el primero de los remedios que descubrió el doctor Bach, para tener y llevar un ritmo adecuado en sus actividades, aportando calma y capacidad de espera.
Es una planta originaria del Himalaya que cr…

Pipí en la cama

Una de las indicaciones en los niños para la toma de las Flores de Bach, es cuando se hacen pipí en la cama, la enuresis.

La utilización del remedio Cherry Plum, en un preparado suele ser habitual, por la supuesta falta de control de los esfínteres y que sería un ejemplo de aplicación de las Flores de Bach desde el punto de vista del Patrón Transpersonal, de Ricardo Orozco.

Cherry Plum
Es importante de todas formas averiguar cómo se siente el niño ante su situación particular y recordar como nos decía el doctor Bach, que la guía para el tratamiento nos la dará: la forma particular en que afecte a cada pequeño y su estado de ánimo particular.

Uno de los puntos a tener en cuenta y que destacan de la lectura de esta entrevista de La Vanguardia,  es el averiguar si existe una disfunción fisiológica, donde esté implicado el tamaño, forma o actividad de la véjiga.

Tomando Flores de Bach se han solucionado un número importante de casos tratados de niños con enuresis y es básico …

Teoría del apego y Flores de Bach

John Bowlby  y Mary Ainsworth son dos figuras de referencia para entender la denominada teoría del apego.

John Bowlby, psicoanalista inglés, que nació en Londres el 26 de febrero de 1907, formuló la teoría de la vinculación (1979-1988).

Según John Bowlby, el niño manifiesta el impulso de vinculación con la madre, como una reacción natural de supervivencia, para atender a su necesidad de seguridad y protección.

Según Mary Ainsworth, el adulto es la base de seguridad del niño, del que aprenderá a separarse de manera progresiva, en periodos de tiempo cada vez más largos, para así poder explorar y aprender del exterior, retornando a su figura de referencia cuando necesite protección y seguridad.

El niño necesita una figura de protección como referencia y si ésta desaparece, reacciona con señales de protesta emocional intensa.

Ante la separación,  para intentar restablecerla,  el niño llora, grita, se enfada, patalea.

Si consigue restablecer el contacto, el niño abandona esas resp…